Carta de Estela Romero: La Temporada Podría Estar en los Inicios de su Declive

 

Publicado: 02/24/2021

Queridos amigos,

EL ROSARIO: Ha sido uno de los mejores fines de semana en cuanto a afluencia de visitantes para ambos santuarios.  En “El Rosario”, los espacios en los estacionamientos parecían ser incluso insuficientes en cierto momento!.

Las temperaturas se han mantenido moderadamente calidad toda la semana anterior e incluso este pasado fin de semana, sin embargo, la maleza y la floración aquí en “El Rosario” no se perciben tan fresca ni tan viva como se necesita y fuera deseable.  Ya camino a la colonia, puede uno percatarse de que algunas áreas verdes deben haber sido podadas a nivel del suelo por los mismos ejidatarios más bien fuera de temporada, de modo que no volvieron a retoñar en tiempo para los polinizadores en general, lo cuál podría poner cierto estrés adicional a las condiciones de por si adversas.

Al llegar a la colonia, uno puede notar inmediatamente como el área ocupada hasta hace una semana por las Monarca, se encuentra totalmente vacía ahora.  Las mariposas han dado un pequeño “brinco” de alrededor de 300 metros cuesta abajo dirigiéndose claramente hacia el norte, dando la impresión de estarse retirando y a la vez desapareciendo de la vista de todos, exactamente en la dirección que mencionamos en nuestro relato pasado:  las Monarcas continúan alineándose con la cañada “El Tigre-Carrillos” hacia Angangueo y en dirección al norte al mismo tiempo!.

Los racimos de mariposas en la colonia ahora lucen de todos tamaños;  el apareamiento, si acaso hubiese comenzado, parece ser bastante reservado y no fácilmente a la vista y la mortandad debido a causas naturales permanece tener niveles normales debido a sus depredadores naturales.  Los visitantes de fines de semana continúan siendo nacionales mientras que algunos grupos de extranjeros prefieren realizar sus visitas durante los días de la semana.

Joahua, Emilio y Esteban se divierten mientras sus padres aprovechan sus ventas al haber sido este uno de los mejores fines de semana de la temporada vendiendo sus artesanías, su servicio de restaurantes o siendo guías para los turistas!.

SIERRA CHINCUA: Llegar a “Sierra Chincua” refleja severamente la sequía que la temporada de primavera trae ya consigo.  Andrea, nuestra guía local, bisnieta de una familia de Ejidatarios con tan sólo doce años y cursando el sexto de primaria mientras atiende sus clases vía what’s app junto con sus compañeros y maestro, viene para continuar aprendiendo como irse formando como guía de turistas.  “Estamos muy contentos de tener uno de los mejores fines de semana recibiendo muchos visitantes… esperamos que nuestra colonia pueda permanecer hasta mediados de Marzo, sin embargo, mamá, papá y mis abuelos están preocupados por la ausencia de lluvia durante todo el Invierno”, —dijo con evidente conciencia ante la preocupación de su familia—.

Yendo bosque-adentro, llegamos al sitio de “El Tepozán” este lugar tradicional localizado al extremo opuesto hacia abajo de los sitios de “La Peña” y “El Mirador”, sitios en lo alto donde las Monarcas habían permanecido durante prácticamente toda la temporada. 

Ahí la pequeña pero atractiva colonia para deleite de cada visitante en un punto inaccesible montaña-arriba imposible de recorrer.  Los racimos de todos los tamaños y la exquisita dispersión combinando el verde vibrante de las ramas de los Oyameles con el naranja brillante de las mariposas, hacen sin duda, la imagen perfecta para cada huésped.

Los niveles de mortandad, similar que en “El Rosario”, son abundantes también, pero dentro de un balance normal a simple vista.  Los guías hablan de apareamientos escasos, lo cuál podría intensificarse en los próximos días de un momento a otro. 

El sonido del agua aquí y ahí alivia la preocupación de la sequía alrededor.  “Sierra Chincua” continúa siendo, sin duda, un atractivo para visitar, en tanto las Monarcas decidan permanecer en sus bosques de Oyamel en los Santuarios de “Sierra Chincua” y “El Rosario”.

Estela Romero

Angangueo, Michoacán, México.

 

Leer la carta de Estela Romero en inglés»